sábado, 4 de diciembre de 2010

¿A QUÉ LLAMAMOS BIODIVERSIDAD?





"A la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas"



LA FRÁGIL BIODIVERSIDAD

Apenas una delgada capa de nuestro planeta, la que va desde los 11 km de profundidad en los fondos oceánicos a los 10 km de altura en la atmósfera, es la que conforma la biosfera. Pero en ella, la vida se desarrolla en una verdadera explosión de diversidad. Por ejemplo, en un solo pellizco de tierra podemos encontrar hasta 10.000 millones de bacterias pertenecientes a 4.000 especies diferentes. Sin embargo, gran parte de esta diversidad está por descubrir y la prueba es que cada año se describen hasta 10.000 especies nuevas, entre ellas una veintena de mamíferos. ¡La riqueza biológica de nuestro planeta es fascinante!


¿PODEMOS CALCULAR CUÁNTAS ESPECIES HABITAN LA TIERRA?
Se desconocen el número exacto de especies presentes en la Tierra. Existen diversas estimaciones que fluctúan entre los 5 y los 100 millones, lo que refleja lo impreciso de nuestro conocimiento de la biodiversidad.

 
Hasta el momento se han descrito 1,7 millones, y el 90% de ellas se sabe muy poco. La mayoría de las especies descritas, y las que quedan por descubrir, pertenecen al grupo de los insectos, concretamente al de los escarabajos, un grupo enormemente diverso (se estiman en 8 millones el número de coleópteros tropicales, y en 30 millones el del total de especies).



¿CÓMO SE DISTRIBUYE LA BIODIVERSIDAD EN EL PLANETA?
La biodiversidad no se distribuye de forma uniforme en la tierra, sino que está concentrada en un número relativamente pequeños de hábitats. Entre ellos destacan los bosques y selvas tropicales, que, con menos del 30% de la superficie del planeta, contienen más de la mitad de las especies de la Tierra. En ellos se encuentran el 40% de las plantas fanerógamas y se estima que más del 90% de los insectos, la mayoría todavía por descubrir en el dosel arbóreo.

El equivalente marino de esta alta biodiversidad serían los arrecifes de coral, con una gran variedad de peces, corales, y moluscos. El conocimiento cada vez mayor de los fondos marinos, hasta ahora poco explorados, muestra que pueden constituir uno de los hábitats con mayor biodiversidad.
Se estima que en las profundidades oceánicas existen unos 10 millones e especies de invertebrados, y quizá muchos más de especies bacterianas.
El hecho de que la biodiversidad aumente gradualmente al acercarnos a los polos hacia el Ecuador puede tener varias explicaciones. Una hipótesis apunta a la mayor cantidad de energía que se recibe en forma de radiación solar; esto incrementaría la producción primaria, que podría ser la base para soportar una mayor diversidad.
Una segunda hipótesis, apunta al hecho de la gran estabilidad de las regiones tropicales: por lo que parece, cuanto más estable es una zona, más especies habitan en ella. Durante los últimos 60 millones de años el clima del trópico ha cambiado muy poco en comparación con el de otras latitudes, que se han visto afectadas por diversos episodios glaciares y han sufrido extinciones de especies. Las regiones cercanas al Ecuador tendrían así una menor tasa de extinción, lo cual, junto con su mayor tasa de especiación, habría resultado en una mayor diversidad de especies. La gran diversidad de los fondos marinos puede explicarse en parte por su gran superficie. Pero además inciden factores como la antigüedad del lecho marino y su estabilidad, que ha permitido, probablemente, que esta diversidad se haya preservado mucho mejor.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada